fbpx
Tutoriales

Cuáles son las partes de un reloj de pulsera

Partes de un reloj de pulsera

Cuando nos enamoramos, queremos conocer todo acerca del objeto de nuestra pasión. Seguro que a ti te pasa lo mismo, así que hemos pensado que nada mejor que conozcas todas las partes de un reloj de pulsera. De esta forma, seguro que empezarás a apreciar más ese compañero de fatigas inseparable que te acompaña a todas partes.

Partes de un reloj de pulsera

Un reloj es un instrumento bastante complejo que aúna tecnología y diseño. Pero, todos ellos están divididos en una serie de partes que individualmente tienen una función específica y que, juntos, forman una compenetración que hace que se conviertan en el mecanismo perfecto que llevas en la muñeca.

El valor de cada uno de ellos se calcula en función a su marca, su diseño y a la calidad de cada una de las partes de un reloj de pulsera. Así que vamos a definirlos, ¿te apetece conocer algo más acerca de tu complemento favorito?

La correa

La correa, también llamada brazalete, tiene la función de asegurar que el reloj se ajuste perfectamente a tu muñeca. Puede estar fabricada de materiales tan diferentes como el plástico, diferentes metales, cueros, piel, sintéticos, caucho o silicona entre otros.

Las partes de la correa de un reloj de pulsera son:

  • Hebilla: su función es la de cerrar la correa. Puede ser de pasador simple o mediante un cierre metálico desplegable que une sus extremos.
  • Pasador: elemento que sujeta la correa al cuerpo principal del reloj. Esto se realiza a través de las patas de carrura.
  • La propia correa: cuya función principal es la de adaptarse a la muñeca.

Las distintas partes de la correa de un reloj de pulsera que sea metálica se componen de eslabones que, en función del modelo, pueden ir unidas mediante simples pasadores o a través de tornillos. Este sistema permite poder ajustarlo a medida para que vaya correctamente sujeto en la muñeca.

La caja del reloj

Posiblemente, sea la parte más importante de estos accesorios. En ella van anclados o montados todos los elementos que lo componen. Está formada por la tapa, en su parte trasera, los distintos tipos de pulsadores y el propio habitáculo denominado del mismo nombre, donde podemos encontrar todas las partes de las que se compone un reloj.

Su función es la de proteger todos los mecanismos, además de contener los diferentes elementos de los que se compone el reloj. Además, al ser la parte más visible, su estética cobra especial importancia. Se pueden encontrar en innumerables materiales.

Manecillas y esfera

La esfera o dial es la base donde se contiene todo el diseño de la superficie del reloj. Generalmente, suele ser de componentes metálicos como el latón, el cobre o el zinc, y en relojes de lujo, de plata o de oro. Suele ser un elemento muy amplio que abarca innumerables diseños, donde predominan las formas redondeadas y las cuadradas.

Las manecillas suelen estar fijadas en el centro de la esfera, y son las que marcan las horas. Pueden ser de varios formatos (de arpón, onduladas, punta de flecha, corazón invertido) y contribuyen a dotar la personalidad al reloj.

Cristal

El cristal es el encargado de dar protección a las agujas y esferas. Al mismo tiempo, otorga diferentes grados de hermeticidad en función del grosor del que disponga. Van montados sobre la caja a presión y pueden llevar diferentes tratamientos, como los antirreflejos. Suelen estar fabricados en plexiglás en los modelos de gama media o baja y en zafiro sintético (material que otorga una gran resistencia ante golpes y arañazos) en aquellos de gama alta.

Bisel

Este elemento se encuentra en algunos tipos de relojes para reforzar su hermeticidad o como elemento decorativo. Podrás verlos fijos, móviles o simplemente decorativos. Los giratorios van graduados con minutos y sirven para diversas actividades como el submarinismo o el montañismo, entre otras.

Corona

La corona es el mecanismo mediante el cual puedes ajustar diferentes funciones del reloj, como su hora, poner el cronómetro o darle cuerda. Se ancla al calibre mediante la tija, y puede ser a rosca o a presión. Algunas marcas de relojes incluyen en ella su logotipo para decorarla, y en algunos modelos puede hasta sobresalir de su caja o, incluso, ir protegida.

Calibre o movimiento del reloj

Este mecanismo es una de las partes de un reloj de pulsera más importantes. Y es que, sin un engranaje bien ajustado, los relojes no tendrían la utilidad que les damos. Es lo que podemos denominar su motor, hasta el punto de que algunos especialistas lo denominan el corazón o el cerebro de estos objetos. Pueden ser de movimiento mecánico, lo que conocemos como los relojes de cuerda, o de cuarzo en aquellos que son automáticos.

Todas las partes de un reloj de pulsera son extremadamente importantes para su funcionamiento. Aunque podrás ver infinidad de modelos con multitud de diseños y formas, todos ellos llevan la mayoría de los mismos componentes. Ahora que ya los conoces, podrás apreciar mucho más al compañero inseparable de tu muñeca.

Consultor de Marketing Digital y apasionado de los relojes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *